Técnica de carrera

imagen técnica de carrera correrCorrer es uno de las actividades más antiguas, que ha acompañado a la humanidad desde antes incluso de poder considerarnos humanos. Algunas de las mentes científicas más maravillosas de nuestro tiempo incluso llegan a teorizar sobre la posibilidad de que haya sido esta actividad, el desplazamiento bipodal, la que nos haya hecho “humanos”.

La capacidad de cubrir grandes distancias y de sudar a la vez que respiramos nos hace una especie poco común, por no decir única, en el reino animal. Mucho antes de desarrollar grandes tecnologías y armas, cazábamos. Cazábamos por persistencia, persiguiendo a nuestras presas durante dos, tres o cuatro horas bajo el sol abrazador del Valle del Rift hasta que caían muertas de cansancio y calor, literalmente.

Nunca fuimos una especie rápida, cualquier gato o perro doméstico es por mucho más rápido que el ser humano promedio, por lo que varias veces perdíamos de vista a nuestra presa, lo que nos hizo desarrollar la habilidad de seguir rastros. Esta habilidad confiere un pensamiento abstracto, en el que el juego está en “pensar como el animal” para saber hacia dónde se ha dirigido. Este pensamiento abstracto es característico del ser humano.

Cualquiera podría pensar que una especie que sobrevivió durante más de 500.000 años gracias a su habilidad de recorrer grandes distancias bajo un sol abrazador lleva la forma adecuada de correr en sus genes. Sin embargo, nada más alejado de la realidad. O, mejor dicho, nada más alejado de la actualidad.

El estilo de vida sedentario y una dieta excesiva está haciendo verdaderos estragos en la salud de toda la humanidad. Y las nuevas tecnologías no están ayudando. Las zapatillas amortiguadas han, literalmente, cambiado la mecánica de la carrera del ser humano. Por cultura, por educación, por desconocimiento, por miedos infundados o por cualquier otra razón, calzamos a los más pequeños desde edades muy tempranas, aislando de la realidad una de las zonas más propioceptivas del cuerpo humano (solo igualable por las manos y la cara).

El calcáneo (el talón) no es un hueso que haya evolucionado para caer contra el suelo cuando corremos. Es uno de los huesos más duros del cuerpo y es el que mejor transmite las fuerzas de forma axial (diversas artes marciales lo utilizan para golpear). Esto significa que si caemos de talón, no amortiguamos, y toda la fuerza recaerá sobre la rodilla, la cadera y la cintura, obviando más de 30 articulaciones (complejo pie-tobillo) y dejando que unas pocas hagan el trabajo de muchos.

La práctica de la adecuada técnica de carrera es vital para el correcto reaprendizaje. Desde Elements siempre abogaremos porque sea enseñada por un profesional debidamente cualificado, tanto por sus estudios como por su experiencia profesional y profesional.

Ni todos sabemos correr porque corríamos de pequeños, ni todos somos nutricionistas porque comamos todos los días. Es como pensar en que se es médico porque se está enfermo.

Para concluir, os dejo un vídeo donde se puede observar los grandes cambios técnicos obtenidos luego de un programa de Perfeccionamiento de la Técnica de Carrera, realizado dentro del contexto de educación continua que provee Elements College.

Volver a Inicio

1 thought on “Técnica de carrera”

Deja un comentario